Por qué nace HUGGO

UNA MADRE CURIOSA CON INQUIETUDES

Huggo es mi segundo hijo…

El primero me hizo reflexionar sobre un inmenso mundo nuevo que se me abría tras la maternidad y que, de pronto resultó ser infinitamente más inmenso que aquel rinconcito que yo atisbaba a los 20-30 años. La maternidad y algunas de las últimas experiencias personales se aliaron para asumir la consciencia de muchas de las cosas esenciales de la vida que jamás antes había cuestionado.

De pronto me di cuenta de que ser madre es algo tan inmensamente serio, que puede tener tan diferentes resultados, que puede afectar a los demás de una forma determinante (al igual que me han afectado determinadas experiencias con personas), que había que tomárselo muy en serio, como una prioridad inexcusable. También había que ocuparse de ganarse el pan, pero tenía que lograr hacerlo sin desatender lo más importante en ese momento. Los primeros dos años decidí ocuparme de él todo el tiempo posible, colecho, lactancia… Antes de cumplir el año me planteé mi futuro. Estuve buscando trabajos pero, ni era buen momento, ni podía plantearme volver al tipo de actividad que había realizado antes: Viajes constantes, muchas noches fuera, muchas horas de trabajo… A veces pensaba que tendría que inventarme un trabajo para poder encontrar el equilibrio, pero aún no sabía qué… Fui dándole vueltas a cosas que me inquietaban, que tenían relación con mis estudios o experiencia profesional… pero no daba con el proyecto.

Mientras tanto, yo leía, devoraba, cualquier tipo de artículo que tratara el tema de la maternidad, de la crianza, de las etapas de desarrollo de los bebés…

Aprendí a portear viendo vídeos en youtube y me compré telas para hacerme yo misma los fulares. Me di cuenta de lo armonioso que resultaba utilizar los principios de cercanía, respeto, escucha, empatía y confianza para vivir la maternidad sin muchos obstáculos.

Todo me salía bien en este “nuevo proyecto”, todo tenía sentido y todo me hacía sentir plena.

Los fulares eran un gran invento y los utilizaba a diario. Con aprender un par de nudos me valía. Pero claro, yo era yo… Una loca de la vida que siempre que hay un plato exótico en la carta lo pide para ver a qué sabe… Pero además de haber gente como yo, también existen personas que, por la calle me preguntaban: “¿Te haces el nudo tu sola?”, “¿No te da miedo que se te caiga?”, “¿No se ahoga, ahí, el pobre?”, ”¿Ya va cómodo ahí dentro?”, ”¿No te duele la espalda?”…

Entonces me di cuenta de que había que generar confianza en el porteo, en el contacto, en el apego en el cuerpo… y pensé que había que buscar una manera de que la gente más insegura, perezosa, desconfiada, etc. se acercase a esta nueva forma de crianza que, creo plenamente, puede generar un auténtico cambio en el mundo. Había que buscar mecanismos para superar las barreras que separaban a estos padres de unas prácticas que, verdaderamente, iban a cambiar su vida, y la de sus hijos, de una forma dramática.

Por esa razón empecé a pensar en diseñar “algo” a lo que le sentaran bien estas etiquetas: Calidad, sostenibilidad, afecto, armonía, estilo, seguridad, agilidad, diseño, sencillez, confianza minimalismo, simplicidad, durabilidad…

NUESTRA FILOSOFÍA

En Huggo queremos ayudar a toda la familia a disfrutar al máximo de las primeras etapas de la vida de nuestros hijos. Las primeras experiencias son las que más determinan la forma en que los pequeños ven por primera vez el mundo y por eso consideramos fundamental que sean positivas y memorables.

Buscamos permitir que los padres y madres puedan disfrutar del proceso de crianza y también queremos que los bebés y niños pequeños disfruten del mundo y se sientan en un entorno amable y respetuoso participando en la vida familiar desde el primer momento.

Consideramos que la crianza basada en el respeto y el apego es la base de este bienestar y nos gustaría ser parte activa en el favorecimiento de esta forma de cuidar y cuidarnos.

El porteo y el contacto piel con piel son prácticas que forman parte del proceso de conocimiento mutuo entre padres e hijos, favorecen la comunicación en ambos sentidos cuando el lenguaje oral aún no está establecido como vía principal.

Por estas razones, y porque nos gusta estar cerca de quienes más queremos, buscamos crear sistemas para facilitar este contacto sin comprometer la salud o el bienestar de padres, madres, hijos y cualquier otro cuidador que quiera compartir su tiempo con los más pequeños.

  • Huggo tiene un compromiso con la crianza y por eso busca productos que permitan una crianza cercana, respetuosa y estimulante.
  • Huggo tiene un compromiso con el medio ambiente y por eso busca productos de alta calidad, no contaminantes, sostenibles y duraderos.
  • Huggo tiene un compromiso con la sociedad y por eso trabaja con empresas cuyas prácticas laborales son respetuosas con el trabajador y favoreciendo la integración de los más desfavorecidos.
  • Huggo tiene un compromiso con el arte y el estilo y por eso trata de conseguir los diseños más creativos y elegantes para que los padres y los bebés, además de felices, luzcan aún más bellos.
  • Huggo tiene un compromiso con la calidad y por eso elige los mejores materiales, cuida los detalles de sus diseños y somete a pruebas de laboratorio y de uso real a todos sus productos antes de lanzarlos al mercado.
  • Huggo hace productos para ti y para tu familia y por eso queremos comunicarnos contigo para aprender, mejorar y adaptarnos a tus necesidades.

Huggo

UN PROYECTO EMPRESARIAL PARA MEJORAR EL MUNDO

Y así se empezó a gestar Huggo…

El nombre viene de una vocación de universalización. Queríamos (ahora ya entró en juego “el padre”) crear productos para todo el mundo. Por esa razón le quisimos poner un nombre en inglés, porque el inglés es la lengua internacional. El nombre quería simbolizar la agilidad de nuestros sistemas, el movimiento imparable de la gente activa, que se come la vida y que también vive con intensidad la presencia de los hijos. Queríamos mostrar que uno no puede quedarse parado y dejar de hacer su vida por tener un bebé que le demanda tanta atención. Que si uno sabe comunicarse con su bebé y le hace partícipe de su vida en todo lo que sea posible, habrá muchas más cosas posibles.

Hug(abrazar), go(ir). Huggo es un abrazo en movimiento. Uno puede seguir viviendo la vida intensamente, activamente, además de cuidar a un bebé. El bebé no nos debería aislar, debería formar parte de nuestra actividad normal todo lo posible. El bebé tiene ansias de conocer el mundo explorando círculos cada vez más grandes comenzando por sí mismo, sus cuidadores, familia, otros grupos sociales con los que están vinculados sus familiares y, finalmente, aquellos con quienes no tiene relación directa pero comparten el mismo espacio.

Cuanto antes entiendan estas relaciones, comportamientos sociales, etc. mejor se adaptarán y comprenderán el funcionamiento del mundo.

Si, además, lo hacen sintiéndose seguros y arropados por sus primeros referentes y percibiendo todas las sutilezas de cada situación (gracias a la cercanía y al contacto físico), tendrán muchas ventajas para poder empatizar y tener herramientas emocionales para gestionar sus experiencias.

En el logo hemos querido explicar gráficamente la importancia del contacto. Por ello hemos conectado las dos Gs en un abrazo. Una de ellas es más grande, es quien portea. La pequeña es el bebé que es porteado. El vínculo entre estas dos letras es también el vínculo entre las dos palabras con lo que el abrazo (hug) se conecta al movimiento (go) creando una sinergia al poder lograr dos cosas que, aparentemente, eran incompatibles al inicio. Así el tiempo dedicado a nuestras otras actividades y el tiempo dedicado a nuestros hijos producen una intersección de forma que “creamos” tiempo. Es una forma de llegar a todo. De ser multitarea.

Huggo es una marca que surge del proceso de búsqueda de soluciones a una situación vivida de modo personal.

NUESTRA FORMA DE VER EL MUNDO

  • Queremos fabricar un producto que vaya en consonancia con nuestra filosofía. Un producto que permita a las madres y padres portear de la mejor manera posible, tener un sistema que sirva para algo más y que no haya que desechar una vez que los niños se hagan mayores.
  • Creemos que el porteo no está reñido con el estilo y por eso trabajamos buscando una solución que tenga todas las ventajas posibles y los mínimos inconvenientes.
  • Nos gustan los fulares y nos gustan las mochilas así que estamos trabajando en dos líneas paralelas para contentar a todos los usuarios. (Versátil, preformado)
  • Nos gusta comprar pero no nos gusta tirar. (Sostenibilidad, consumo responsable)
  • Nos gusta escuchar y aprender. (Mejora continua, experimentación)
  • Nos gusta la salud y el bienestar. (Responsabilidad y asesoramiento especializado)
  • Nos gustan las personas y nos gusta ayudar. (Valores sociales, accesibilidad)
  • Nos gusta el diseño, no las modas pasajeras. (Arte y estilo)
  • Nos gustan los tejidos naturales y nos gusta la tecnología. (Natural y práctico)
  • Nos gusta la tradición pero también estar a la última. (Pasado y futuro)
  • Nos gusta la maternidad pero creemos que hay vida más allá de los hijos. (Madre y mujer)
  • Nos gusta la familia pero también valoramos nuestro espacio personal. (Familia e individuo)
  • Nos gusta el contacto pero también la independencia. (Apego sin dependencia)
  • Creemos que todo esto enriquece nuestras relaciones y no queremos desperdiciar ningún momento, estemos donde estemos. (Estar vivos)
  • Nos gustan los abrazos y nos gusta el movimiento. Hug & go Huggo. (Esto, lo que más)

×
×